El nuevo césped de La Rosaleda aprobó con creces en su estreno. La apariencia a pie de campo no era mala, pero desde arriba se apreciaba cierta falta de densidad, algo lógico teniendo en cuenta el poco tiempo que los operarios del Málaga han tenido para renovar todo el terreno de juego. La hierba respondió a la perfección, y Muñiz se encargó de elogiar el trabajo de los responsables, esos que no salen nunca en la foto pero que se han desvivido en las últimas tres semanas para que todo estuviera mejor que bien.

“Ha estado espectacular, muy bien. Se tuvo que levantar y no han pasado ni 20 días, ha estado perfecto para jugar. Ha circulado el balón sin problema, el trabajo de los jardineros ha sido espectacular. Se lo agradecemos porque sé el esfuerzo que hacen y las horas que echan. Era un partido que nos requería mucha circulación del balón, mucha paciencia, y necesitábamos que el césped estuviera rápido y bien”, señaló Muñiz tras el partido.

 

 

Ciertamente, los operarios se pusieron manos a la obra justo al término del partido contra el Numancia el día 29 de octubre, y esta tarde, después del calentamiento de ambos equipos y antes del choque ante el Nástic, aún seguían con los retoques, además del riego que se le aplicó al nuevo césped que, como dijo Muñiz, no se ha levantado y ha permitido que el balón ruede sin problemas. Ahora sólo queda que vaya a mejor. Hay que recordar que, además del piso del campo principal de La Rosaleda, se ha renovado el del Ciudad de Málaga, el del Campo Anexo, el de El Viso y el del Campo de la Federación Malagueña. Un trabajo espectacular de los responsables y de los jardineros que Muñiz ha querido destacar este sábado.